lunes, 9 de enero de 2012

Demi Moore teme que nadie la quiera tras su divorcio

Demi Moore es mortal. No importa la envidiable seguridad con la que posó desnuda y embarazada en esa portada de Vanity Fair que cimentó su fama. O la valentía demostrada durante años junto a un hombre como Ashton Kutcher que podía ser su hijo. O esa figura que exhibió cuando ya pasaba los 40 en Los Angeles de Charlie: Full Throtle en biquini. 
Moore, que este año cumplirá los 50, confiesa a su amiga Amanda de Cadenet su mayor temor: "Llegar al final de mi vida y sentir que no merezco ser amada. Que hay algo malo en mí". 

En una entrevista publicada en la revista Harper's Bazaar, la actriz se sincera por primera vez tras su ruptura con Kutcher, con quien estuvo casada seis años. Su ruptura llegó el pasado noviembre rodeada de rumores de infidelidad, una situación a la que Moore responde con sinceridad.

 "Me daba miedo ser abandonada", afirma la estrella, para añadir aquello de que superó su miedo cuando se dio cuenta que solo los niños son abandonados.

"Los adultos no, porque tienen elección". Moore está dispuesta a seguir adelante y vivir cada momento. Según sus palabras en esta entrevista realizada una semana después de su ruptura, la intérprete de Striptease Ghost siente "la energía de un guerrero" y no está dispuesta a permitir que "las heridas" la conviertan en alguien que no es. 
Unas heridas que de todos modos han dejado huella en una delgadez preocupante de la que Moore es consciente aunque no está preocupada. "He tenido una relación de amor y odio con mi cuerpo", admite.

De todos modos, el futuro se le echa encima y alguien que los últimos años se refugió en su hombre, su Cábala y su pasión por el Twitter ha puesto en marcha una nueva etapa en su carrera artística. A la buena acogida de su último trabajo en cine, Margin Call, le sigue ahora el rodaje de Lovelace, una biografía sobre la actriz porno Linda Lovelace donde Moore interpreta el papel de la feminista Gloria Steinem. 

Además está su participación en el nuevo programa de televisión The Conversation, en el que conversará con figuras como Lady Gaga, Jane Fonda o Gwyneth Paltrow.

Mientras, Kutcher sigue disfrutando del éxito que le ha deparado a su carrera artística su trabajo en la serie Two men and a half, mientras en su vida amorosa no parece haber superado la imagen de Moore.

Al menos ese es el comentario general al ver al joven actor de 33 años junto a la guionista y escritora Lorene Scafaria, autora de Nick & Nora's Infinite Playlist, también de 33 años y físicamente clavada a Moore.



ROCÍO AYUSO - Los Ángeles ( 06/01/2012/ El Pais)